Asociados en prensa

Maestría para el mal

Edna Jaime


El Financiero

La corrupción sucede cuando están las oportunidades abiertas para hacerlo. Y nuestros marcos normativos dejan puertas abiertas por todos lados. Pareciera que una mente maestra hubiera diseñado nuestros marcos normativos para dejar recovecos aprovechables por algún vival. O lo contrario, estos vivales están muy bien entrenados para encontrar los recovecos por más escondidos y estrechos que sean. De lo que no hay duda es que hay maestría para el mal.

El trabajo de investigación periodística presentado esta semana por Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad da cuenta de un modus operandi recurrido por autoridades en distintos ámbitos y niveles de gobierno. Se simula la contratación de servicios o la compra de bienes a empresas inexistentes, los recursos involucrados en la transacción van a dar a otros destinos, no los estipulados en el contrato o convenio que ampara la transacción, y luego no hay ni una sola consecuencia.

Continúa leyendo aquí.

 

ENTRADAS RELACIONADAS

Patadas en la cara (y II)

Leer más..

Fuera de tiempo 

Leer más..

Adiós, Mancera

Leer más..