Asociados en prensa

Terrorismo en Barcelona: ¿qué influye en la radicalización de atacantes?

Mauricio Meschoulam


El Universal

Doce jóvenes de origen marroquí. Los doce crecieron en el mismo pueblo catalán, Ripoll. Aparentemente todos fueron radicalizados por un mismo Imam, aunque como relatan los vecinos, “no iban regularmente a las mezquitas, ni diario, ni cada semana”. Algunos de ellos empezaron a ir más frecuentemente, pero solo en los últimos meses, otros ni siquiera eso. Cuatro parejas de hermanos. No procedían de familias marginadas, sino de familias bien integradas a la sociedad española. Probablemente, dicen los reportes, algunos viajaron a Marruecos o quizás a otros países como parte de su proceso de radicalización. Formada la célula, se elige un pueblo de descanso donde, como dice el jefe de la policía local, “nunca pasa nada”, llamado Alcanar, y comienzan a preparar explosivos. Pero probablemente no cuentan con las capacidades técnicas sucientes y algo les sale mal. El miércoles, sus explosivos en Alcanar estallan, y todo el plan se precipita. El jueves deciden atacar sin esos explosivos. Toman la camioneta, perpetran el atentado en Barcelona, y más tarde, otra parte de la célula ataca Cambrils. Las preguntas abundan: ¿cómo funciona el contexto que facilita estas situaciones? ¿Qué es lo que lleva a jóvenes menores de 25 años a tejer una célula y a planear estos actos criminales? ¿Hay un perl del atacante terrorista y en todo caso, en qué podría ayudar el denirlo? ¿Cuál es el rol de la religión en todo el esquema?

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Sereno, moreno

Leer más..

El despertar de las mujeres

Leer más..

El mensaje de Andrés Manuel

Leer más..