Asociados en prensa

Cuatro sudafricanas

Genaro Lozano


Reforma

CAPE TOWN.- La belleza de esta ciudad costeña esconde la tragedia de la historia sudafricana, una de segregación racial y el dominio de los colonizadores europeos que en pleno siglo XX forzaron el desplazamiento de las poblaciones negras a los suburbios y expropiaron tierras a sus residentes. Más de 150 mil personas fueron obligadas a dejar sus tierras y casas para dar pie a la "urbanización blanca" de la ciudad. Van cuatro recomendaciones de lecturas sudafricanas.

Llora, amado país, de Alan Paton. Escribir sobre la tensión racial en Sudáfrica tiene su origen en esta novela clásica, publicada en la antesala de la instauración del Apartheid. Dos hombres cruzan sus vidas a través de la búsqueda de sus hijos. El reverendo negro Joseph Kumalo recibe una carta que lo obliga a viajar a Johannesburgo a ver a su  hijo y a su hermana, una trabajadora sexual quien cae enferma. Kumalo emprende la travesía y al llegar a la ciudad se adentra en sus divisiones raciales. Encuentra a su hermana y se entera que Absalom, su hijo, embarazó a una chica y que está en un penal, acusado de haber asesinado a Arthur Jarvis, un hombre blanco que lucha por los derechos de los negros. 

Continúa leyendo aqui.

ENTRADAS RELACIONADAS

Terremoto para la transformación urbana sustentable

Leer más..

Al borde del colapso

Leer más..

La distopía mexicana

Leer más..