Asociados en prensa

Amerika

Agustín Barrios Gómez


El Heraldo de México

Al no mencionar específicamente a los neonazis (al buen entendedor, pocas palabras), el presidente Trump les dio el espaldarazo a los grupos racistas.

A nadie le debe de extrañar lo sucedido en Charlottesville. De hecho, la actual administración americana inició su camino el 16 de junio de 2015 con una aseveración racista: los mexicanos son criminales violadores. Ese día, el candidato que se volvería Presidente pasó de ser el número 12 en la lista de 15 precandidatos republicanos a ser el #1. No se trató de un tema “de mexicanos”, sino del resurgimiento del racismo como motor de la política estadounidense. Una vez validada esa motivación el 8 de noviembre, era lógico que se manifestara con furia, como lo hizo en Virginia.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Terremoto para la transformación urbana sustentable

Leer más..

Al borde del colapso

Leer más..

La distopía mexicana

Leer más..