Asociados en prensa

El Talón de Emilio

Raymundo Riva Palacio


Eje Central

Emilio Lozoya era más que un colaborador cercano del presidente Enrique Peña Nieto. En la campaña presidencial, junto con el embajador Jorge Montaño, fue el abridor de puertas con líderes del mundo, gobiernos y medios de comunicación. Tras la elección, Montaño fue desplazado y Lozoya pasó a ser el emisario de Peña Nieto en el mundo. Fluente en inglés y alemán, parecía encaminado a ser el próximo secretario de Relaciones Exteriores, pero cuando llegó el momento de las definiciones del gabinete, Peña Nieto le cumplió lo que le había pedido: la Dirección General de Pemex.

Lozoya se convirtió en un funcionario muy cercano al presidente por razones que, cuando se le ha preguntado a qué se debía, qué hizo por Peña Nieto y su familia, o qué servicios extraordinarios realizó para él, parece que se le atoraran las palabras al no dejar escapar frase alguna.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Patadas en la cara (y II)

Leer más..

Fuera de tiempo 

Leer más..

Adiós, Mancera

Leer más..