Asociados en prensa

España, Francia y los riesgos del turismo de masa

Foro Internacional Anáhuac


Excélsior

Una solución posible sería repensar la geografía turística a nivel nacional para descentralizar los espacios turísticos en otras regiones.

París, en los meses de julio y agosto, se transforma. La vida es más lenta y muchos parisinos se van de la ciudad. Los que se quedan están más relajados, se visten diferente, más casual, con short. Finalmente, no es sólo París que se desacelera durante el verano, sino todo el país galo. La tregua estival es aún más evidente que en México: en Francia, hasta las programaciones de las estaciones de radio y los canales de televisión cambian en el verano, adaptándose a la modificación del ritmo de vida. Los franceses aprovechan esta época para usar varias de sus cinco semanas de vacaciones obligatorias anuales.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Patadas en la cara (y II)

Leer más..

Fuera de tiempo 

Leer más..

Adiós, Mancera

Leer más..