Asociados en prensa

2018: el FODA de Peña

Raymundo Riva Palacio


Eje Central

Cuando renunció Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia del PRI el año pasado, la decisión unipersonal del presidente Enrique Peña Nieto para sustituirlo fue Enrique Ochoa. La razón, lo decía en privado, era para mandar un mensaje claro al interior del partido, que entendería que cuando hablaba Ochoa, hablaba él. En estos últimos días, la encomienda se ha cumplido.

En una entrevista con El Financiero el miércoles, Ochoa definió las virtudes que debe tener quien represente al PRI en 2018: trayectoria muy positiva, experimentada y probada en el ejercicio de la administración pública; honestidad comprobada, y un proyecto convincente e inteligente a la ciudadanía. Era preámbulo de lo que pasaría el jueves en Campeche, donde el PRI eliminó los candados para candidaturas presidenciales y estableció que cualquier militante, simpatizante o ciudadanos puede representarlo en 2018, sin restricciones, siempre y cuando goce de “buena fama pública”.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Terremoto para la transformación urbana sustentable

Leer más..

Al borde del colapso

Leer más..

La distopía mexicana

Leer más..