Asociados en prensa

El miedo y el odio: malos consejeros para 2018

Amy Glover


Milenio

Por lo general uno celebra el Año Nuevo porque representa una oportunidad de comenzar de nuevo, de corregir los malos hábitos y de dar gracias a la vida. Pero para los que analizamos las tendencias globales, fue difícil dar la bienvenida a 2018 porque este año llega con el mismo bagaje que el anterior. Nuestra historia forma parte ineludible de nuestro futuro, para bien o para mal.

Justo cuando estaba comenzando a procesar los pensamientos de año nuevo, me topé en el librero con un tomo titulado Reevaluaciones: reflexiones sobre el olvidado siglo XX, por el historiador británico Tony Judt. La tesis central del libro es que no hemos aprendido de las lecciones del siglo pasado porque no las entendemos, y nos enfocamos tanto en la coyuntura, que navegamos sin puntos de referencia hacia la repetición de los errores. Judt considera que estamos envueltos en un proceso de “olvido activo” y que nunca hemos sido capaces de construir un nuevo orden mundial después de la Guerra Fría.

Nuestra amnesia empeora por la cantidad de información que recibimos gracias a las nuevas tecnologías y lo difícil que resulta confirmar su veracidad. La inundación de información aporta al fenómeno reciente de desacreditar el papel de los intelectuales y los expertos, generando una desconfianza preocupante. Cuando internet se convirtió en una pieza fundamental de nuestras vidas, pensamos que generaría un mayor acercamiento entre los pueblos. Pero mientras que la globalización ha de alguna manera “encogido” al mundo, también ha contribuido a generar una sensación de incertidumbre que fortalece a las voces aislacionistas de la sociedad.

Continúa leyendo aquí.

 

ENTRADAS RELACIONADAS

Una renuncia por dignidad

Leer más..

La izquierda antiAMLO

Leer más..

'Lame Duck'

Leer más..